El alcoholímetro es un instrumento de medida utilizado para establecer la presencia de alcohol en un líquido o gas, es decir, puede ser usado para medir el nivel de alcohol de una bebida o para determinar el alcohol presente en la sangre o aire expirado por una persona.

Historia del alcoholímetro

Durante la época de 1927 el doctor Emil Bogen, en la ciudad de Los Ángeles, fijó los parámetros para desarrollar el alcoholímetro moderno, a través de una investigación que consistía en que una persona en estado de embriaguez soplara dentro de una cámara de balón de fútbol, la cual contenía químicos que determinarían la presencia de alcohol en el aliento de la persona.

El bioquímico Dr. Rolla N. Harger presentó el primer alcoholímetro moderno en 1938. El cual era confiable y fácil de usar. Sin embargo, Harger no fue el único en profundizar esta investigación y en el año 1954, Robert F. Borkenstein, fotógrafo del Laboratorio de Policía del Estado, en la ciudad de Indiana, construyó un alcoholímetro que mejoraba el anterior, resultando un novedoso aparato de prueba de aliento, siendo preferido por su sencillez.

Funcionamiento del alcoholímetro

Gran parte de los alcoholímetros utilizan como tecnología una celda de combustión (electroquímica) para detectar el alcohol, a su vez estas celdas están conformadas por dos electrones de platinos, generando una pequeña corriente eléctrica cuando el alcohol pasa a través de ellas, dicha energía emite la concentración de alcohol en la sangre.

El método está sometido a la unidad de medida BAC ó BrAc.

  • Unidad de medida BAC (en inglés Blood Alcohol Content) qué significa contenido de alcohol en sangre, los resultados se expresan en unidades de masa de alcohol por volumen de sangre.
  • Unidad de medida BrAc (en inglés Breath Alcohol Content) que significa contenido de alcohol en aliento, se expresa en gramos entre 210 litros, es decir gramos de alcohol por 210 litros de aliento.

Tipos 

En el mercado actualmente existe variedad de analizadores de alcohol en el aliento, entre sus principales clasificaciones encontramos:

Alcoholímetros Estacionarios

Son dispositivos fijos, suelen ser resistentes y de gran tamaño. Generalmente se colocan en restaurantes, bares o recintos expendedores de bebidas alcohólicas. Son bastante confiables, ya que poseen un grado de fiabilidad similar al profesional.

Alcoholímetros profesionales y evidénciales

Por lo general la autoridad policial usa estos equipos en el control de alcoholemia entre los conductores, razón por la cual poseen alta precisión y efectividad. Asimismo, se utilizan en centros médicos o de rehabilitación y en entornos laborales, para la prevención de accidentes. Algunos modelos cuentan con almacenamiento de datos e impresión de resultados.

Alcoholímetros personales

Como su nombre lo indica este alcoholímetro es de uso personal, son rápidos y eficaces. En el mercado se encuentran en equipos de diferentes precios, todo depende de las características y funcionalidades del mismo.

Aplicación 

El alcoholímetro es eficaz en la prevención de accidentes de tránsito. Ya que es mayormente utilizado por las autoridades en su labor de control de alcoholemia en conductores. Sin embargo, cuenta con una extensa aplicación en el ámbito laboral, en empresas de manejo de maquinarias, empresas transportistas y otras en las que sea sumamente necesario la sobriedad del trabajador, por cuanto podría poner en peligro su seguridad y la seguridad de otras personas.

Así mismo es un dispositivo eficaz en el ámbito hospitalario y centros de desintoxicación, ello a fin de consultar las posibles recaídas de los sometidos a rehabilitación.