El sonómetro es un instrumento de medición que determina la presión Sonora. Esta herramienta es utilizada para medir el nivel de ruido en una zona y en un espacio de tiempo determinado; a través de una unidad de medida conocida como decibelios.

Historia del Sonómetro

No existe fecha precisa en la que se creó el Sonómetro, no obstante; la idea de un dispositivo de medición sonora fue desarrollada por el mundialmente conocido científico Cirrus Research Plc; líder en diseño y fabricación de instrumentos de medida de ruido.

La Comisión Electrotécnica Internacional (CEI), ha establecido los instrumentos legales para la fabricación del dispositivo. Los fabricantes deben seguir las normas CEI 60651 y CEI 60804, a fin que todos los modelos obtengan el mismo valor en una zona o tiempo determinado. Dicha comisión estableció sonómetros de clase 0, clase 1, clase 2 y clase 3.

Tipos de Sonómetros

Desde el año 2003 la International Electrotechnical Commission (IEC) por sus siglas en inglés, unifica las normas CEI 60651 y CEI 60804, en una sola denominada IEC 61672, suprimiendo los sonómetros de clase 0 y 3, restando exclusivamente los sonómetros clase 1 y 2.

  • Clase 1: Alta precisión para el trabajo de campo.
  • Clase 2: Para la toma de medidas generales en trabajo de campo.

Independientemente de la clase que sea los sonómetros están compuesto básicamente por tres elementos:

  • Sensor primario o micrófono que capta la señal.
  • Circuito de conversión que procesa la señal captada (módulo de procesamiento electrónico).
  • Elemento de presentación o unidad de lectura a través de pantalla digital, LED.

Actualmente en el mercado existen gran variedad de sonómetros, cuyos modelos permiten el almacenamiento automático de datos; programar el inicio y final de mediciones con antelación y la medición bien puede ser manual o estar programada.

Aplicación 

Los sonómetros son dispositivos indispensables para medir la contaminación acústica y el ruido en ambientes laborales; para el cumplimiento de protocolos de seguridad laboral, o en ambientes domésticos. Asimismo, permite corregir la contaminación sónica través de aislamientos acústicos en construcciones, negocios potencialmente ruidosos, vías públicas y actividades industriales ubicadas cerca de espacios residenciales.

Si bien la contaminación sónica es un tipo de contaminación intangible, puede traer serias consecuencias en la salud generando graves patologías y afectando la calidad de vida de las personas.